Un buen baño tibio siempre es relajante, sin importar el clima, tomar una ducha tibia relaja los músculos y mejora la circulación de la sangre, pero si a eso le sumamos un momento de relajación en la tina y sales de baño con esencias naturales, se convierte en la mejor combinación.

Las sales de baño traen muchos beneficios a la salud, debido a su alto contenido en minerales como el zinc, hierro y calcio, es un buen remedio para calmar la tensión muscular, y algunas enfermedades relacionadas con la piel. De acuerdo a los expertos en geología, hay distintos tipos de sal, por ende tienen diferentes efectos, pero las 2 más comunes son las sales marinas y las sales de roca. Estas últimas son las más utilizadas para realizar sales de baño.

Específicamente las sales Epsom son las más populares entre las sales terapeúticas, ya que por su alto nivel de sulfato de magnesio, es un remedio natural y exfoliante utilizado para tratar múltiples dolores. Su nombre deriva del lugar original en el que se extraían estas sales: Epsom, Inglaterra, en donde de un manantial de agua salada y amarga surgió la composición de estas sales.

¿Porqué tiene tantos beneficios al momento de ducharte?

El calor que desprende el agua tibia permite que los pores de la piel se dilaten, de esta forma los componentes de las sales se asimilan mejor en el cuerpo, además hoy en día muchas de estas sales contienen esencias naturales que estimulan el sentido del olfato, de tal forma que el efecto relajante resulta más eficiente.

No solo relaja los músculos, también produce un efecto energizante y activador, ya que desintoxica la piel, dándole una apariencia más luminosa. Por ello hoy queremos mostrarte tres formas muy sencillas de hacer tus propias sales de baño. Solo necesitas revolver muy bien todos los ingredientes en un bowl y colocar la mezcla en un frasco hermético para que no se humedezca.

Momento de relajarse

  • 1 taza de sales de Epsom
  • ½ taza de bicarbonato de sodio
  • 3 gotas de aceite esencial de lavanda
  • 3 gotas de colorante vegetal morado

Piel sana y joven

  • 1 taza de sales de Epsom
  • ½ taza de bicarbonato de sodio
  • 1 ½ cda de polvo de matcha
  • 3 gotas de aceite de árbol de té

Un respiro refrescante

  • 1 taza de sales de Epsom
  • ½ taza de bicarbonato de sodio
  • ½ cdta de extracto de vainilla
  • 5 gotas de aceite esencial de eucalipto
  • 5 gotas de colorante vegetal azul

Tip: puedes agregar el aceite esencial que más te guste y tener aromas diferentes. Además puedes tener tu sesión de hidroterapia en casa.