Hoy, 20 de noviembre, que celebramos el 110 Aniversario de la Revolución Mexicana, queremos invitarte te invitamos a que, además de disfrutar de los desfiles y las ferias regionales, descubras los destinos turísticos que albergan interesantes historias de la época revolucionaria. Por ello, te presentamos los cinco lugares que jugaron un importante papel este suceso histórico.

1. Ciudad de México

En la capital del país se desarrollaron numerosos eventos que definieron a la Revolución Mexicana. Entre los sitios destacados se encuentra el Monumento a la Revolución, el cual fue proyectado por Porfirio Díaz para convertirse en el nuevo edificio del Congreso. Su interior está habilitado como museo.

El Palacio Negro de Lecumberri se inauguró el 29 de septiembre de 1900, durante el régimen de Porfirio Díaz. Este edificio fungió como la prisión más importante del país durante décadas, y es aquí donde fueron fusilados por traición Francisco I. Madero y José María Pino Suárez. Actualmente funciona como el Archivo General de la Nación, donde se albergan documentos históricos del país. Puedes realizar una visita guiada gratuita por el lugar los días jueves a mediodía.

El Bar La Ópera es otro icónico lugar, ya que conserva en el techo los impactos de bala que disparó del propio Francisco Villa, a quien le gustaba pasar las noches de juerga en el Centro Histórico.

Este bar ubicado en la calle 5 de mayo, ofrece a sus visitantes platillos como caracoles en salsa de chipotle o chamorro a la gallega.

Para finalizar, visita el Museo de los Ferrocarrileros, en donde podrás conocer la fascinante historia y desarrollo de este medio de transporte, que, si bien actualmente se encuentra casi extinto, en tiempos de la Revolución fue determinante para el desarrollo del país, y sigue siendo un ícono de dicha lucha armada.

2. Morelos

Cuna del héroe campesino Emiliano Zapata y del movimiento que lleva su nombre, en este estado puedes encontrar interesantes destinos para todos los gustos.

Visita Tlaltizapán y el fantástico lago de Tequesquitengo o el río Amacuzac, que son sitios ideales si te gustan los deportes acuáticos como el esquí, el veleo y el rafting.

Muy cerca de este municipio encontrarás la Hacienda de Chinameca, lugar donde Zapata fue emboscado y asesinado. Actualmente alberga el Museo Nacional del Agrarismo, en donde se muestran documentos pictográficos acerca el campo mexicano desde el siglo XVI.

A pocos kilómetros de la hacienda se localiza el poblado de Anenecuilco, pueblo natal del Caudillo del Sur, como se le conoce a Zapata, en donde podrás visitar la Casa Museo erigida en su honor y admirar el mural del movimiento zapatista pintado por Roberto Rodríguez Navarro en 1990.

3. Veracruz

El puerto de Veracruz guarda una gran importancia histórica, pues por su ubicación geográfica ha fungido como entrada y salida de embarcaciones.

Su famoso Café La Parroquia fue el último lugar que visitó Porfirio Díaz tras su derrota durante la Revolución Mexicana, y el punto de partida hacia su exilio. Es una parada obligada y de tradición durante tu visita al puerto para probar su exquisito café —ideal para mitigar el calor por paradójico que parezca— y sus comida típica.

Ya que te encuentras por aquí, visita el famoso Fuerte de San Juan de Ulúa, que fue construido en 1535 para proteger a las flotas coloniales, y posteriormente convertido en prisión. Actualmente abre sus puertas para dar un recorrido por su museo arqueológico.

4. Puebla

Uno de los tantos estados que pelean el título de Cuna de la Revolución, es Puebla. Fue aquí donde los hermanos Serdán encabezaron la revuelta comandada por Francisco I. Madero, y que terminó con el trágico asesinato de toda la familia Serdán Alatriste, cuya casa es hoy el Museo Regional de la Revolución Mexicana y conserva todavía los muebles de la época, además de los impactos de bala de los policías en su fachada.

Al norte del estado, encontrarás el Pueblo Mágico Xicotepec, ahí podrás visitar el Museo Casa Carranza, en donde se encuentran exhibidas las vísceras del revolucionario junto con sus ropajes y objetos personales.

También es obligado hacer una parada en Tlaxcalantongo, poblado donde fue asesinado Venustiano Carranza, ahí encontrarás las Cascadas Barbas de Carranza en donde podrás pasar un día acampando o practicando rapel y rafting.

5. Yucatán

Aunque en este estado no se realizaron grandes batallas como en otros lugares de la República, sí tuvo una gran repercusión en el desarrollo de sus eventos.

El llamado “oro verde yucateco“, es decir, el henequén, fue un producto que dotó a este estado de un gran poder económico durante la dictadura porfirista, por lo que sus haciendas se convirtieron en fuente de descontento entre campesinos y cuna del Partido Socialista Obrero.

Puedes realizar la Ruta del Henequén y visitar las haciendas más importantes donde se explotó esta planta, en las poblaciones de Mixupip, Tekantó, Motul y Sotuta de Peón, que ofrecen visitas guiadas de lunes a sábado.

Además de conocer la historia de las haciendas, aprovecha tu visita para darte un chapuzón en los cenotes Dzul-Há y Sambulá.

.

Que disfrutes este plan de viaje que conjuga historia y encanto en uno solo.
Si quieres conocer más sobre la Revolución Mexicana, te compartimos la nota
La herencia cultural de la Revolución Mexicana.