La aromaterapia es algo que hemos escuchado los últimos años con mucha frecuencia, la realidad es que su antigüedad es de hace varios miles de años en civilizaciones como China, India o Grecia, en donde utilizaban aceites esenciales naturales para elaborar cosméticos, perfumes y medicinas. Pero la aromaterapia tal y como la conocemos hoy en día se originó en el siglo XX gracias a un químico francés —René-Maurice Gattefossé— quien realizó varios estudios sobre los aceites esenciales y sus beneficios en ciertas enfermedades. La popularidad del uso de dichos aceites creció y con ella, las múltiples aplicaciones que tienen en el día a día.

Se trata de una técnica de herbolaria, en donde los aceites esenciales cumplen la función principal, esto con el objetivo de mejorar el estado de ánimo y la salud a través de la inhalación o aplicación de los aceites sobre la piel.

Pero, ¿qué son los aceites esenciales?

Estos son elaborados a partir de fragancias extraídas de plantas, semillas o frutas. Es prácticamente un concentrado aromático y no graso que se obtiene tras varios procesos químicos naturales. 

Para aprovechar los beneficios de los aceites hay 2 formas de utilizarlos:

  1. Inhalación: es el más común en la aromaterapia ya que nuestro olfato activa directamente el sistema límbico, que se encarga de regular nuestras emociones. En este caso puede utilizarse un difusor especial para esparcir el vapor por el lugar.
  2. En la piel: los que son específicamente para la piel, normalmente ya están diluidos con otros aceites o con agua, ya que un concentrado tan fuerte podría dañar tu piel. Su principal propósito es hidratar y nutrir a profundidad algunas zonas de tu piel. Además un masaje con estos aceites estimula la elasticidad y firmeza.

Hay una gran variedad de aceites esenciales, pero los más comunes —y considerados como ingredientes de Spa en tendencia— son:

  • Lavanda: es un calmante natural que alivia los problemas de sueño y reduce el estrés, la tensión nerviosa y combate el insomnio. Así que puedes meditar un poco antes de dormir y agregar a tu difusor unas gotitas de lavanda para dormir relajada.
lavanda
  • Romero: es un gran remedio natural para aliviar los dolores musculares y reumáticos. Además activa el sistema digestivo y la circulación sanguínea, por lo que un masaje en las piernas con este aceite te tranquilizará por completo.
romero
  • Naranja: por su aroma fresco, estimula y clarifica la mente y su capacidad de memoria. También es un gran energizante, ya que ahuyenta los pensamientos negativos y levantará tu ánimo. ¿Qué tal utilizarlo por las mañanas para comenzar al 100 el día?
Naranja
  • Manzanilla: es uno de los remedios más populares, ya que posee propiedades calmantes, antiinflamatorias y analgésicas, por lo que su uso en piel irritada tiene un gran efecto o un pequeño dolor de estómago también puede ser calmado con este aceite. Por otro lado, su aroma dulce también ayuda a conciliar el sueño y a relajar tus músculos.
Manzanilla
  • Eucalipto: es un expectorante ideal para algunos malestares respiratorios. De igual forma ayuda a despejar la mente y estimular los sentidos para mejorar la capacidad de concentración, así que es perfecto para tu lugar de trabajo o el espacio en donde los niños estudian.
Eucalipto

¿Qué aceite esencial le hace falta a tu kit de aromaterapia?