Trajes Típicos

Cada estado de nuestro país se destaca por su vestimenta tradicional, llena de historia y costumbres propias de cada región. A continuación, te presentamos son los 5 trajes típicos más populares de México.

Veracruz

Veracruz-traje-típico
Foto vía Flickr

Con origen en la época colonial, este traje tiene gran influencia española. En la zona sur del actual estado de Veracruz, las mujeres de la Nueva España vestían frondosos vestidos. Con el paso del tiempo los criollos adaptaron esa versión con telas más delgadas con el fin de desenvolverse con mayor facilidad en sus tareas diarias, principalmente en el campo.

El color blanco era muy común entre las comunidades indígenas, ya que se relacionaba con algunos rituales de purificación. Fue así que la mezcla cultural dio lugar a este hermoso traje típico de la región veracruzana.

Tras la Independencia de México, los olanes en los vestidos y el mandil negro con detalles florales para las mujeres y la clásica guayabera blanca en los hombres se hicieron muy populares, siendo así la vestimenta típica de la región mejor conocida como “jarocha”.

Dato curioso: en el atuendo de la mujer se incluyen una peineta con flores que se coloca en el chongo y dependiendo del lado en el que se coloque es su significado. En la derecha la usan las mujeres casadas y en la izquierda las solteras.

Nayarit

Nayarit-traje-típico
Foto vía Flickr

De entre los grupos étnicos más representativos en el México actual, están los huicholes o wixárikas. Ubicados actualmente en distintas regiones de Nayarit, Jalisco y Durango, se caracterizan por plasmar su milenaria cosmovisión de cada una de sus tradiciones, especialmente en su vestimenta.

Tanto hombres como mujeres llevan telas bordadas, pulseras y collares coloridos y morrales o bolsas tejidas a mano. Entre las principales figuras que se ven en sus trajes son los venados, que representan al creador del peyote y el maíz; el ojo de Dios, que es un medio para entender los sucesos desconocidos; el fuego, que es la divinidad más importante en su cultura; y el águila, que es la conexión entre los dioses y el hombre.

Dato curioso: los morrales tienen una gran relevancia en la cultura, pues dependiendo del color y el número de morrales que lleve un hombre es el rango que tiene entre su comunidad.

Oaxaca

Traje-típico-Oaxaca
Foto vía Flickr

Esta vestimenta típica del Istmo de Tehuantepec, Oaxaca, es reconocida a nivel mundial por la belleza de sus bordados y es un claro ejemplo de la mezcla cultural que se ha dado al paso de los años en México, como la inspiración tomada del mantón de Manila y los holanes o resplandores originarios de Holanda.

El traje de tehuana, como se les conoce a las mujeres de esa región, está conformado por 3 piezas elementales: el huipil o blusa artesanal y la falda, ambas de terciopelo negro o satín bordado de seda con flores de colores, además del resplandor blanco que se coloca en la cabeza para eventos u ocasiones especiales.

Dato curioso: Frida Kahlo vestía con frecuencia este traje —incluso tiene un autorretrato con él—, ya que en la cultura istmeña el matriarcado es característico en su sociedad; por ello, el traje busca llamar la atención y enaltecer el liderazgo de la mujer. 

Jalisco

Jalisco-traje-típico
Foto vía Universidad de Guadalajara

Este uno de los trajes más representativos de México debido a que el “Jarabe Tapatío” le ha dado la vuelta al mundo. Hoy en día esta danza folklórica es muy popular pero, ¿cuál es el origen de la vestimenta?

Con la llegada de los españoles a Nueva España, la equitación comenzó a ser una actividad muy especial para esa época y, con ella, el origen de la charrería. Así surgió el traje de charro: un pantalón ajustado con botones de plata a un lado, una chaqueta con botones al frente y bordados que contrastan, una camisa blanca con un corbatín al cuello, botas y, por supuesto, un sombrero de ala ancha.

Por otro lado, las mujeres destacan con un colorido vestido con muchos holanes y adornado con listones de colores, el cabello trenzado con cintas que combinan con el vestido, aretes grandes y maquillaje muy llamativo.

Dato curioso: el traje de charro es distinto al del mariachi, y entre sus tantas diferencias, la principal es el sombrero. El de charro tiene el ala delantera plana y la trasera ligeramente levantada, además de que en la copa tiene cuatro “pedradas” que le dan más resistencia, ya que es usado como casco en la charrería. Por su parte, el sombrero de mariachi lleva una copa con dos “pedradas” a los lados.

Yucatán

traje-típico-Yucatán
Foto vía Wikipedia

Desde la época de los mayas, en esta región se destacan los tejidos sobre manta. Claro, con el choque cultural, el origen del actual traje típico de Yucatán refleja las tradiciones y creencias del lugar.

El hombre viste de guayabera y pantalón blanco, elegante y a tono del clima cálido de Yucatán. Además se complementa con un sombrero blanco de palmilla y un pañuelo rojo que siempre va en el bolsillo derecho del pantalón.

La vestimenta de la mujer tiene más detalles y está conformada por 3 piezas conocidas como “terno”. La primera parte es una solapa cuadrada de unos 20 centímetros, después un huipil que llega hasta las rodillas y un fustán o falda que llega a los tobillos. Cada pieza tiene bordados florales que destacan de la tela blanca. Este tradicional traje se completa con joyas como collares, rosarios y aretes.

Dato curioso: la guayabera es de origen cubano y su nombre original era yayabera, pues era popular en la región del río Yayabo en Cuba, pero tras su llegada a México cambió de nombre debido a que en su bolsillo los hombres guardaban guayabas.

.

.

Arte textil: 5 regiones

Los bordados mexicanos son tan bellos que podríamos compararlos con obras de arte; son piezas que entrelazan hilos para dibujar las historias, leyendas y cosmogonía de las comunidades indígenas de cada región.

Sus técnicas, que datan de la era prehispánica, han pasado de generación en generación para permitirnos admirar la delicadeza de sus textiles hoy en día.

Te invitamos a conocer más acerca de los bordados de 5 estados, que son creados con esmero por las artesanas, hilanderas y tejedoras mexicanas.

Manos milagrosas que convierten necesidades y miedos en espíritu, obras de arte popular surgidas de la biodiversidad que conforma su hábitat natural.

— Museo de Arte Popular, Ciudad de México

Chiapas

De los telares de cintura de las artesanas tzotzil, emergen huipiles, camisas y servilletas, principalmente. Las chamarras de lana de Chamula y los ponchos de hilo bordados de Zinacantán figuran entre los más conocidos, y sus bordados se caracterizan por los rombos o diamantes que representan el cosmos.

Otras figuras incluyen milpas y maíces, y animales como la mariposa, que simboliza al sol, así como serpientes, sapos y alacranes presentes en la cultura maya.

La comunidad zoque por su parte, borda figuras en hilo negro sobre tela blanca en sus renkeasas, una herramienta de madera con 4 patas.

Oaxaca

La riqueza étnica de Oaxaca es tan vasta como su territorio, que comprende 570 municipios en los que habitan 12 diferentes comunidades indígenas. Se calcula que existen 300 trajes típicos oaxaqueños, tejidos en algodón, lana y seda.

Los tejidos mixes se han dado a conocer por sus finos bordados de flores. Los colores negro y rojo predominan en sus diseños, y pueden ir acompañados de figuras de soles y magueyes.

También se encuentran los tejidos chinantecos impregnados de vibrantes colores, como rojo, rosa y morado para plasmar el origen del mundo, y la coexistencia de la vida-muerte

Hidalgo

Las comunidades indígenas de los otomíes, del estado de Hidalgo, se caracterizan por sus tenangos, que son piezas de tela blanca llenas de bordados en colores vívidos, principalmente con figuras de la naturaleza y del reino animal.

En sus prendas representan además, escenas de la vida cotidiana entre las que se encuentran la época de cosecha, sus creencias religiosas y eventos importantes como fiestas patronales o el Día de Muertos.

San Luis Potosí

Quien conoce la región de la Huasteca potosina, sabe que cuenta con una riqueza natural impresionante, con cascadas, ríos y sierras. Y sus textiles son un vívido reflejo de su entorno privilegiado. Para los teenek, las prendas que son usadas por las mujeres llamadas dhayemlaab y quechquémetl son sagradas, pues las consideran un “mapa cosmológico” de sus antiguas tradiciones y creencias.

Las tejedoras utilizan punto de cruz para sus bordados, plasmando árboles de la vida, animales y cruces, entre otros motivos.

Chihuahua

Los indígenas rarámuri de Chihuahua, muestran en sus diseños los paisajes que les rodea. Su arte textil resalta el movimiento circular del agua, y los movimientos de la lluvia, los remolinos, y los caracoles.

Su herramientas principales son los telares de troncos, en los que disponen los hilos en cuatro horcones, así como el telar de pedal. La mayoría de sus piezas están elaboradas de lana, para protegerse del frío de la sierra, o de algodón en las áreas más frescas.

Fascinante, ¿verdad? En otra nota te platicaremos acerca de las fibras y los pigmentos naturales utilizados para elaborar estas increíbles vestimentas y trajes típicos de México. ¡Hasta entonces!