Las artesanías mexicanas distinguen rasgos propios de cada región, por ejemplo, la comunidad huichol guarda en sus artesanías y trajes típicos, los símbolos que destacan sus creencias. Sin embargo, a nivel nacional hay varias piezas, materiales y técnicas que resaltan la esencia de toda la cultura mexicana.

Un mundo de ensueño

Los alebrijes son unas de las artesanías mexicanas que más han cautivado a muchas personas a lo largo del mundo. Por su extravagancia y originalidad, estas creaciones fantásticas nos transportan a lugares increíbles dentro de nuestra imaginación. ¿Su origen? Un sueño muy peculiar.

Un artesano, experto en cartonería de la Ciudad de México, llamado Pedro Linares tuvo un momento difícil en su vida —alrededor de 1930, en el que tras una fuerte situación económica, cayó en una enfermedad que lo dejó en cama dentro de un sueño profundo. 

En su momento, le contó a su familia que mientras estuvo enfermó soñó que estaba en un bosque grande con un león con cabeza de águila, un burro con alas de mariposa, un gallo con cuernos de toro y otras especies llenas de color que le gritaban: “¡Alebrijes, alebrijes, alebrijes!” 

Tras recuperarse, comenzó a moldear esas figuras muy extrañas con cartón y fue así que poco a poco su trabajo se fue dando a conocer, no solo en México, sino en todo el mundo en diversas exposiciones culturales. Por su gran talento recibió el Premio Nacional de Ciencias y Artes en 1990, reconociendo así su trayectoria y legado.

Sin duda, Pedro abrió una gran puerta de la riqueza cultural mexicana, ya que se obtuvo un medio para que las personas puedan expresarse y crear su propia figura con un significado único.

El proceso artesanal

Aunque estas figuras pueden llegar a hacerse de madera o cerámica, la forma original de darle vida a tan hermosa artesanía es con la técnica de cartonería, este es el arte también utilizado para hacer piñatas. En el caso de los alebrijes, primero se arma un esqueleto de alambre para darle soporte a toda la figura, después se le va dando forma con papel y cartón. Una vez que esté bien moldeada, se llena de colores con pintura; es así como se le da ese toque mexicano tan característico.

No hay un significado oficial para la palabra “alebrije” y en ello está implícito que cada creación tiene un sentido distinto, con infinitas combinaciones de animales y tantos colores como te puedas imaginar.

teens-club
Alebrijes en Teens’ Club de Grand Velas

¿A qué alebrije le darían vida tus sueños?