Entre las bebidas mexicanas más populares a nivel mundial están el tequila y el mezcal, pero a nivel nacional tenemos una gran lista de bebidas —en su mayoría de origen prehispánico y sin alcohol— que son deliciosas y muy típicas de ciertas regiones. ¿Comenzamos?

Bupu

Es una bebida con cacao del Istmo de Tehuantepec, Oaxaca. Su nombre es del zapoteco bu’pu que significa “espuma” y es precisamente su mayor característica, ya que gracias a sus ingredientes: atole blanco, cacao, panela y flor de mayo; tiene una textura muy peculiar. Se sirve en una jícara, primero el atole blanco y después la espuma que se adquiere del molido de los demás ingredientes. Su sabor es dulce por el atole y amargo por la naturaleza del cacao, ¡una mezcla exquisita!

Bupu-bebida
Foto por: Salvador Cueva

Calonche

También conocida como colonche o nochol, se prepara con la pulpa de tuna fermentada, en específico se usa la tuna cardona que le da ese color rojizo. Principalmente se consume en San Luis Potosí y Zacatecas. Su textura es un poco efervescente y su sabor dulce, perfecta para una tarde de verano.

Calonche-bebida
Foto vía: Revista Yucatán

Chilate

Su nombre es de origen náhuatl chiliatl, donde chili significa “chile” y atl “agua”, lo que se traduce en “agua de chile”, que curiosamente ninguno de sus ingredientes es ese picante elemento. Se elabora con cacao, canela, arroz y piloncillo y tiene un dulzor muy especial que va perfecto para beberlo frío. Una peculiaridad es la forma en que se sirve ya que se vierte en el vaso desde una altura aproximada de 50 centímetros con la finalidad que se haga una ligera espuma por encima.

chilate-bebida
Foto vía: Gastrorama

Kamata

De origen purépecha, su significado literal es “atole” —que es una bebida preparada a base de maíz o trigo— y en Michoacán es muy popular prepararlo en infinidad de presentaciones, las principales son:

  • Tri kamata: es un atole de trigo sazonado con epazote y chile.
  • Kamata turhipiti: es un atole negro elaborado con cáscara de cacao, cabello de elote y cáscara de coco.
  • Shari kamata: su sabor agrio se le atribuye al uso del maíz morado.
kamata-bebida
Foto vía: Sibaris

Pozol

Bebida popular de Tabasco, en la época prehispánica era llamada pochotl y en ese tiempo era consumida por los indígenas viajeros ya que les mitigaba el hambre gracias a sus ingredientes: maíz y cacao. Tras la llegada de los españoles, el nombre cambió a pozol y también, desde entonces, se le conoce como “la bebida comestible” ya que los residuos de maíz y cacao se asientan en el fondo de la jícara y tienes que masticarlos para que se mezcle a la perfección con la ligera y agria bebida.

pozol-bebida
Foto vía: Tecnoagro

Tascalate

También conocida como la “bebida del amor”, es originaria de Chiapas y antes de la colonización española solo se hacía con maíz tostado, chocolate y chile, pero con la llegada de nuevos ingredientes se le añadieron piñones, azúcar y canela. Los ingredientes se tuestan y después se muelen hasta obtener un polvo rojizo, el cual se disuelve con agua o leche para disfrutar de una bebida fresca. A pesar de los ingredientes, su sabor es muy ligero.

tascalate-bebida

Tejate

Con origen en Oaxaca, esta bebida prehispánica era consumida por los reyes zapotecas en las ceremonias de siembra y cosecha, por lo que también se llama “bebida de los dioses”. Sus ingredientes son el maíz, hueso de mamey y rosita de cacao, la cual es una flor del árbol rosital con un característico aroma y sabor dulce. Tras ser tostados y molidos, la pasta obtenida se disuelve con agua y se bate con las manos durante 1 hora para obtener una espuma espesa. 

tejate-bebida
Foto vía: Delicias Mexicanas

Tejuino

Del náhuatl tecuin, que significa “latir del corazón”, es una bebida fermentada del maíz que se prepara en la región norte y occidente del país. Es una refrescante “cerveza” de maíz, que debido a su baja fermentación no es considerada una bebida alcohólica. Su sabor agridulce se acompaña muy bien con limón o nieve de limón que le agrega un toque único.

Tejuino-bebida
Foto vía: Comer y Beber

Tepache

Al igual que el tejuino, es una bebida fermentada, pero en este caso de la piña. Esa es la base de una bebida fresca y dulce que se consume en casi todo el país y lo peculiar es que cada región lo prepara de forma distinta. Por ejemplo, en Hidalgo y Puebla se le agrega pulque, miel de piloncillo y anís; en el Estado de México y Ciudad de México se incluye el sabor del clavo y la pimienta; o en Michoacán se prepara con tamarindo, cáscaras de plátano, maíz y piloncillo. Interesante, ¿no?

Tepache-bebida
Foto vía: Pinterest

Tuba

Originaria de Colima y con popularidad en diversas regiones de Guerrero y Jalisco, es una bebida que proviene de la palma de coco y solo los expertos pueden extraer ese delicioso líquido del árbol, ya que se obtiene del racimo de donde nacen las flores de la planta y para ello se escala por todo el tronco para llegar a ese punto. Naturalmente, su sabor es amargo y de color blanquecino, pero habitualmente se prepara con jamaica, trozos de manzana, cacahuate y nuez que equilibran su sabor. Es muy común ver a los vendedores de tuba en las playas principales de dichos estados, por ejemplo en Puerto Vallarta. ¡Resulta ser muy refrescante!

tuba-bebida
Foto vía: Instagram Pata Güera

¡Estás listo para tu recorrido de bebidas!